Parada Juvenil

Carmen Maura, Premio de Honor en la IX Edición de los Premios PLATINO del Cine y el Audiovisual Iberoamericano

Carmen Maura será reconocida por su dilatada trayectoria en el audiovisual iberoamericano con el Premio PLATINO de Honor de la IX Edición de los galardones de la industria de habla hispana y portuguesa, que se celebrarán el próximo 1 de mayo en Madrid. La actriz recibirá el reconocimiento por sus más de cincuenta años dedicada a la interpretación en películas, series y obras teatrales de todo el mundo.

Maura es una de las grandes instituciones de la interpretación a nivel mundial, como refrendan sus colaboraciones con directores de la talla de Pedro Almodóvar, Álex de la Iglesia, Mario Camus, Carlos Saura, Fernando Trueba, José Luis Borau, Ricardo Larraín, André Techiné, Francis Ford Coppola, Pilar Miró o Fernando Colomo. La actriz es una de las más destacadas en el panorama iberoamericano, algo que refleja el extenso palmarés de reconocimientos que atesora: la Palma de Oro del Festival de Cannes, cuatro premios Goya, dos premios Felix de la Academia de Cine Europeo, la Concha de Plata del Festival de San Sebastián, el Premio César, el Premio Donostia del Festival de San Sebastián, el Premio Honorífico de la Academia de Cine Europeo…

Con este premio, Maura recoge el testigo de Diego Luna, reconocido con el PLATINO de Honor en la VIII Edición de los galardones, después de que en ediciones anteriores el galardón fuera concedido a figuras del mundo iberoamericano tan destacadas como Raphael (2019), Adriana Barraza (2018), Edward James Olmos (2017), Ricardo Darín (2016), Antonio Banderas (2015) y Sonia Braga (2014). Un reconocimiento que la actriz española recibirá el 1 de mayo en Madrid, fecha en la que los Premios PLATINO celebrarán la gran fiesta del audiovisual iberoamericano.

 

TODO UN EMBLEMA PARA EL AUDIOVISUAL IBEROAMERICANO

 

Carmen Maura nació en 1945 en Madrid, y después de graduarse en Letras Francesas y realizar estudios de Filosofía y Literatura en la Escuela nacional superior de Bellas Artes de París, comenzó a actuar en el Teatro Español Universitario para volcarse en la interpretación a finales de los años setenta, con sus primeros papeles en cine y televisión:  participó en producciones como Novela, Las doce caras de Eva, Estudio 1 o Los libros, así como obras cinematográficas como el cortometraje El espíritu de Juan Tamariz o Un casto varón español de Jaime de Armiñán. La intérprete trabajaría en sus primeros años junto a grandes nombres de la época en España, como Antonio Mercero (Don Juan) Manuel Mur Oti (La encadenada), Pilar Miró (La petición), Fernando Colomo (Tigres de papel) o Carlos Saura (Los ojos vendados).

Sería, primero, con Folle… folle… ¡fólleme Tim! y después con Pepi, Luci, Bom y otras chicas del montón cuando el nombre de Carmen Maura quedaría ligado al de Pedro Almodóvar, director con el que colaboró habitualmente en la época convirtiéndose en la primera “chica Almodóvar”, protagonizando varias de sus siguientes películas. En plena Movida Madrileña, Maura continuó trabajando con Colomo en ¿Qué hace una chica como tú en un sitio como éste? o La mano negra, y, especialmente, junto a Almodóvar en Entre tinieblas, ¿Qué he hecho yo para merecer esto!, Matador o La ley del deseo, algunas de las películas más relevantes de la época. También colaboraría con Carlos Saura en Los ojos vendados, con Miguel Picazo en Extramuros, con Fernando Trueba en Sal gorda y Sé infiel y no mires con quién o con José Luis Borau protagonizando Tata Mía. Maura fue la protagonista de Mujeres al borde de un ataque de nervios, película que le valdría a Pedro Almodóvar su primera nominación al Premio Oscar y con la que la actriz consiguió el Premio Goya y el Felix de los Premios del Cine Europeo.

La década de los noventa supuso la consagración definitiva para la actriz en España, Europa e Iberoamérica protagonizando cintas como ¡Ay, Carmela!, de Carlos Saura, gran éxito en la época que le valdría sendos premios Goya y Felix, La reina anónima, de Gonzalo Suárez, Sombras en una batalla de Mario Camus o Cómo ser infeliz y disfrutarlo de Enrique Urbizu. La intérprete comenzó a participar en películas europeas como La alegría está en el campo, con la que conseguiría la nominación a los Premios César como mejor actriz de reparto, o Alice y Martin de André Téchine, donde compartió reparto con Juliette Binoche. También hizo sus primeras incursiones en el cine iberoamericano con la cinta mexicana El cometa, donde fue compañera de reparto de Diego Luna, anterior homenajeado con el Premio PLATINO de Honor, o el filme chileno El entusiasmo.

 

EL RECONOCIMIENTO INTERNACIONAL DE CARMEN MAURA

 

En el año 2000, Maura protagonizaría La comunidad, celebrada cinta de Álex de la Iglesia que le valdría su tercer premio Goya y la Concha de Plata del Festival de San Sebastián, en la que compartió reparto con Emilio Gutiérrez Caba o Terele Pávez. Con el nuevo milenio, participó activamente en producciones internacionales como la italiana Ángeles de negro, la francesa Silencio pactado, en la que trabajó junto a Gérard Depardieu, la argentina El sueño de Valentín, la mexicana Al otro lado, la israelí Zona libre junto a una joven Natalie Portman o la estadounidense Tetro, de Francis Ford Coppola. Sería en 2006 cuando, después de casi dos décadas, volvería a trabajar con Pedro Almodóvar en Volver compartiendo reparto con Penélope Cruz, Chus Lampreave, Lola Dueñas o Blanca Portillo. El reencuentro de la actriz y el director le valdría al realizador manchego el Premio Oscar, mientras que su reparto femenino, con Maura incluida, se alzaría con la Palma de Oro del Festival de Cannes, consiguiendo también el cuarto Goya de la actriz.

En la última década, Carmen Maura ha trabajado en cintas como la francesa Las chicas de la sexta planta, con el que consiguió el Premio César a la mejor actriz de reparto, Las brujas de Zugarramurdi, de Álex de la Iglesia, o la colombiana Sofía y el terco, así como en la pequeña pantalla en series Cartas a Eva de Agustí Villaronga o la producción francesa Y’a pas d’âge. Trabajos como la brasileña Veneza, la australiana Chasing Wonders, la miniserie estadounidense Your Honour protagonizada por Bryan Cranston, la producción mexicana Alguien tiene que morir, de Manolo Caro, o la obra de teatro La Golondrina, exitosa función representada en España y Francia, completan una carrera brillante a la que aún le queda fuelle: en 2022 estrenará Rainbow, nueva película de Paco León, y la serie argentina Limbo… hasta que lo decida de Mariano Cohn y Gastón Duprat. Por su extenso desempeño artístico, Maura ha recibido reconocimientos tan destacados como el Premio Nacional de Cinematografía, la Medalla de Oro al Mérito en las Bellas Artes, la Medalla de Oro de la Academia de Cine Española, el Premio Donostia del Festival de San Sebastián, o el Premio Honorífico a toda una carrera que otorga la Academia de Cine Europeo, a los que se suma este Premio PLATINO de Honor.

Maura recibirá el merecido galardón en la gala de la IX Edición de los Premios PLATINO del Cine y el Audiovisual Iberoamericano, que presentarán Lali Espósito y Miguel Ángel Muñoz y será retransmitida por televisiones de toda Iberoamérica. Una noche para celebrar el audiovisual de habla hispana y portuguesa que coronará a la Mejor Película Iberoamericana de Ficción, entre las que parten como nominadas las españolas El buen patrón de Fernando León de Aranoa, Madres paralelas de Pedro Almodóvar, Maixabel de Icíar Bollaín y la mexicana Noche de fuego de Tatiana Huezo. En el caso de la categoría a Mejor Miniserie o Teleserie Cinematográfica Iberoamericana, la relación de finalistas la componen la argentina El reino, de Marcelo Piñeyro y Claudia Piñeiro, la chilena Isabel, de Rodrigo Bazaes y las mexicanas Luis Miguel: La serie, de Daniel Krauze, y Narcos: México, de Carlo Bernard, Chris Brancato y Doug Miró.

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.